miércoles, 18 de enero de 2017

Masonería y el huevo Kinder

La  masonería que nació hace trescientos años,  era una sociedad de personas que siendo cristianas no entendían el cristianismo como una doctrina cerrada y asfixiante, acostumbrados a la existencia de diferentes modos de entender el cristianismo y de practicarlo, debieron aprender a darle importancia más a lo esencial que a lo doctrinal, por otro lado, a ese reconocimiento de la diversidad se añade la influencia de un pensamiento racional que solo es posible cuando los actitudes dogmáticas ceden,  eso permite que el pensamiento se haga más racional.
La diversidad religiosa que se hace posible en un pais que acepta el cristianismo de la Reforma, hace que se tome consciencia de la subjetividad que hay en la forma de entender la forma de relación del hombre con la divinidad, incluso la forma de entender a aquello a lo que se designa como Dios, posee una parte de subjetividad, de modo que los conceptos se amplian y se liberaliza la mente.

Esto en el continente europeo más occidental, ésto no era posible por el predomino del catolicismo romano.
De modo que la forma en la que un cristianismo reformado se relaciona con Dios es mucho más personal y abierta que la forma de relación de un católico romano de la época y aún hoy.
Para un anglicano británico no significaba un problema unir racionalidad y fe, algo que a un europeo continental le puede costar esfuerzo entender.
Por eso posiblemente, no tienen ningún problema en dejar que la cuestión de la fe religiosa sea la que cada cual entienda bien para sí y ese aspecto en relación a nivel de comundad, sean los puntos de convergencia de todas las posturas individuales.  (1) 

Cuando los españoles pensamos en la ilustración, a nuestra mete nos llegan los enciclopedistas franceses, pero la ilustración fue un movimiento que tuvo tres centros de interés  además de la francesa, que tuvo que lidiar con un forma religión hostil, algo que no ocurrió en Inglaterra. Y la ilustración alemana, más similar a la británica, debido quizá también al efecto del cristianismo reformado. Dios no significaba un problema para un ilustrado alemán o inglés, aunque si para un ilustrado francés.
En España los pocos ilustrados que hubieron fueron católicos, no hubo un priodo de ilustración como en estos otros paises; aquí estabamos teniendo una Monarquía en simbiosis con una Iglesia Católica todavía con mucho peso político.

En la ilustración inglesa y alemana, el conocimiento procede de la experiencia, aunque no todo él; para la ilustración francesa el conocimiento se adquiere acaparando información.
En España,  el conocimiento en aquella aún procede exclusivamente de la revelación divina.

Quienes fundaron la masonería hace trescientos años, eran entonces ilustrados ingleses que creian que la experiencia personal era una fuente de conocimiento, lo que explica que mentes cientificas pudieran darle importancia a un metodo ritualico y  simbólico para desarrollar un pensaminto trascendente.
En Francia el pensamiento trascendente  relaciona con la religión y por lo tanto es considerado  opuesto a la razón y si lo vemos desde esa perspectiva, podemos entender que el G:.O:.F:. acabara por abandonar la necesidad de la consideración del Gran Arquitecto del Universo, algo que podemos relacionar con su entorno religioso ;  es curioso observar cómo la masonería anglosajona y la masonería continental están influenciadas en sus aspectos esenciales con el tipo de religión predominante en su entorno.

El caracter de cada masonería, tanto la anglosajona como la francesa,  aunque ésta última  quizá sea mejor denominarla latina occidental,  porque el modelo francés es el que se adopta también en Italia y España, principalmente por la influencia napoleónica,  se exlican a partir de considerar el entorno religioso en el que se desarrollan.
De modo que la ilustración no sería un movimiento cultural ajeno a la influencia religiosa, porque la relación de las personas que la desarrollaron en cada pais, lo hicieron en relación con la forma en la que percibian el hecho religioso.
Aunque no se perciba, en ambas corrientes masónicas hay una reacción ante ese hecho religioso que las supedita, tanto a la masonería anglosajona como a la latina occidental; la primera no se siente incomoda por ello pero la segunda busca una conprensión de la realidad rechazando el hecho religioso,  pero no lo consigue. no puede porque ese hecho forma parte de la realidad que ha de entender.
Un ejemplo podría ser el siguiente:
Imaginemos a dos vecinos, Juan y Luis, Juan quiere evitar toda presencia de Luis en su vida;  si se lo encuentra esperando el ascensor subirá las escaleras andando;  si se encuentra a Luis que va a entrar al portal del edificio hará tiempo en la calle para no coincidir con él; etc ¿Quien está supeditando a quien?  A Luis la presencia de Juan no le importa, pero su sola existencia está afectando a Juan que tiene una actitud respecto a él de negación, le afecta e influye en sus decisiones.


De modo que la religión,  está presente en  la masonería a modo de un juguete en el interior de un huevo Kinder. Aunque no sea visible, su existencia influye en ella.
En el ejemplo de arriba, Luis no está en la vida y en el interés de Juan, pero es evidente que a pesar de que no está, le está afectando.

El problema añadido de ir "a la contra", como es el caso sectores masónicos abiertamente hostiles a las religiones, es que sus busquedas de la verdad están condicionadas por la necesidad de eludir el hecho religioso y cosas que debieran entenderse desde una perspectiva simbólica, como es el tener una Biblia en un taller, se identifica como una manifestación confesional. Y lo llamativo del asunto, es que sin el Antiguo Testamento de la Biblia,  los mitologemas sobre los que trabaja la masonería,  no tendrían fundamento.

En relación con lo trascendente, la masonería anglosajona,  posee la ventaja de que no tiene un límite dogmático,  constiuido por la necesidad de eludir el hecho religioso para indagar acerca de la relidad.
Dentro de la experiencia emocional que el metodo masonico aporta,  puede orientarse, o no, tranquilamente, hacia una dirección deista o buscar otro camino.
Al decir dogmático, algunos se podrán sorprender, porque la masonería liberal se considera a sí misma como  adogmática,  pero el juguetito Kinder, es decir el elemento religioso presente a través de la negación del hecho religioso, crea un pensamiento "a la contra" que interfiere limitando el area de pensamiento. 
Dice la sabiduría popular, de quien del diablo huye con el rabo (del diablo) se encuentra.






(1) I.- LO QUE SE REFIERE A DIOS Y A LA RELIGION El Masón está obligado, por vocación, a practicar la moral y si comprende sus deberes, nunca se convertirá en un estúpido ateo, ni en un hombre inmoral. Aún cuando en los tiempos antiguos los masones estaban obligados a practicar la religión que se observaba en los países donde habitaban, hoy se ha creído más oportuno, no imponerle otra religión que aquella en la que todos los hombres están de acuerdo, y dejarles completa libertad respecto a sus opiniones personales. Esta religión consiste en ser hombre buenos y leales, es decir, hombres de honor y de probidad, cualquiera que sea la diferencia de sus nombres o de sus convicciones. De este modo la Masonería se convertirá en un centro de unidad y es el medio de establecer relaciones amistosas entre gentes que, fuera de ella, hubieran permanecido separados entre sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada