domingo, 21 de febrero de 2016

Umberto Eco, un maestro menos

Lo primero que leí de Umberto Eco fue un ensayo publicado en el año 1972, en un librito con varios autores. Un ensayo plenamente vigente y que posiblmente dentro de nos años aún lo estará más, describía lo que a él le parecía como una nueva Edad Media (1) y explicaba sus caracteristicas.
Esto además de gran escritor le convierte también en un gran visionario, aunque tampoco le resultaría tan dificil siendo su especialidad la semiótica, que unido a esa mente privilegiada a muchos ciudadanos de a pie y respetuosos de su trabajo nos ha dejado un poco más solos.
Otro libro que le leí y me gustó aunque menos, y fue su novela Baudolino, (2) de como la historia se escribe demasiadas veces a través de la construcción de quimeras y falsedades.
Aunque tras su muerte es El Nombre de la Rosa la novela de la que todo el mundo habla y es normal, la novela más popular y que todo el mundo va a tener en mente al evocarle.

Pero a mi, la novela magistral de Umberto Eco es Péndulo de Foucault, que ya lo sé, que algunos dirán que suena pedante decir que es el favorito, ya que es una novela que cuesta de leer, se hace pesadita y hay que caminarla lentamente, pero así mejor, como el buen sexo, mejor  despacio.

Dicen que Cervantes escribió el Quijote para burlarse de los libros de Caballería, yo no lo creo así pero poco importa ahora. Pero si fuera así, Umberto Eco hace otro tanto con las ordenes esotericas y el mundillo del misterio, los conspiranoicos, los esoteristas mdernos... Los pone "a caer de un burro" despues de demotrar que les ha tomado la medida; como hace Cervantes también con el mundo caballeresco y la ingenuidad de quienes creen en la realidad de aquellas historias.
Muchos esoteristas están entusiasmados con esta novela, sin darse cuenta de que quien les está revelando cosas que ellos entienden como conocimiento, les viene de la mano de quien no forma parte del mundo de lo iniciatico y al final, el lector esoterico del Péndulo, acaba convirtiéndose en un personaje más de la novela. Ese personaje al que Umberto Eco satiriza.







(1) Descargar el ensayo La Nueva Edad Media
(2) Sinópsis

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada