lunes, 8 de febrero de 2016

Flechas y yugos









Los símbolos tienen sentido en la medida en que evoquen su sentido, por eso el símbolo, es útil para conservar una idea concreta y conservarla a lo largo de los años.
Pero para eso, es imprescindible que el sentido o la idea, tenga que ver con el objeto simbólico.
Si miramos una escalera, la función que desempeña nos evoca el ascenso o el descenso, curiosamente, suele darnos la idea del ascenso, no se si es por la influencia que las ideas cristianas han tenido en nuestra cultura; si vemos un reloj de arena, nos puede evocar el paso del tiempo, y así muchos otros objetos, que al ser evocadores, son simbólicos. Esta es la característica del símbolo, que lo diferencia del signo, es el carácter evocador en relación a la función que desempeña.
Un signo es una imagen a la que se le da un sentido concreto, pero no tiene porque tener relación alguna con la función que de empeña el objeto.
Si vemos una señal de tráfico, que nos indica prohibido el paso, vemos una señal redonda de color rojo con una franja vertical de color blanco.
Para saber su significado hay que aprenderlo, no lo evoca él por si mismo.

Hacía ya mucho tiempo, que tenía pendiente una entrada acerca de un objeto simbólico que se ha ido transformando en signo.

Me refiero al Yugo.
En la actualidad, se suele aplicar al yugo,un sentido relacionado con la dominación, con el poder tirano, esto es un error, aunque se puede aceptar considerando que el lenguaje simbólico es después de todo lenguaje, y ha de ir evolucionando junto con sus usuarios, pero una  característica del símbolo, es que ha de tener sentido por sí mismo y no en relación con otro, porque en tal caso, se trataría de una combinación de símbolos que crearía un sentido nuevo.
Es lo que ocurre con las cartas del Tarot, que poseen su significado por si mismas, pero unidas a otras cartas se modifica para crear una nueva evocación.
La función principal del símbolo es la evocación de una idea a partir del momento en que es expuesto u observado.
Desde un punto de vista iniciatico, el símbolo debe ser mostrado y jamás explicado, pero eso no significa que no deba de tener un sentido concreto, y ese sentido exacto y objetivo es el que se deduce de la función que desempeña el objeto.
La libre interpretación del significado del símbolo, dándole un sentido diferente a ese uso propio, es relativizar el símbolo y crear meros signos de valor subjetivo, con el riesgo de desvirtuar cualquier sistema iniciatico, como podría ser el masonico.

La evocación simbolica y la especulación a partir de un objeto simbólico, en relación con la función especifica del símbolo, está en relación con los arquetipos del inconsciente.
De modo que la espontanea interpretación del símbolo, conecta cada objeto simbólico con el inconsciente colectivo.

Y éste abocamiento del sentido evocado y espontaneo, en el inconsciente colectivo, está en íntima relación con lo que se ha venido a llamar la Tradición de los Misterios. Que ha creado escuelas filosóficas, esotéricas y religiosas de muy diverso tipo.


Aclara; espero, ésta cuestión, vayamos al objeto simbólico que me interesa y que es la causa de esta entrada al blog. El Yugo.
Este objeto simbólico se utiliza actualmente para transmitir la idea de sometimiento a un poder esclavizador y la perdida de la libertad individual.
Como perdida de la libertad individual, podría ser una interpretación aceptable, porque evidentemente, la función del yugo, es unir a dos bueyes y ambos van en el mismo sentido.

Los Reyes Católicos, adoptaron el Yugo a modo de lema simbólico de lo que pretendían que fueran sus dos reinos, una unión en igualdad entre ambos reinos. El lema "Tanto monta monta tanto, Isabel como Fernando", reafirma el sentido de esta idea.
De modo que aquí no estamos ante un símbolo de sumisión, sino de igualdad.

¿Cual es la función del Yugo?
Unir a dos bueyes, los cuales irán en paralelo y al mismo ritmo.

La idea de sumisión a un poder tiránico, es una desvirtuación del sentido natural del símbolo, porque para que eso sea así, es necesario considerar al dueño del yugo y de los animales, y eso, ya es darle un sentido simbolico que va más allá del sentido por si mismo que tiene que tener cualquier objeto simbolico.


A partir de la transición a la democracia, el simbolismo de los Reyes Catolicos, reinterpretados, para relacionarlo con el franquismo, así hoy, no extraña que muchas personas, jóvenes y adultos, vean en el yugo, e incluso en el haz de flechas, que fueron el emblema de la Falange, una identificación con el franquismo y no, como debería ser, con una idea de unidad e igualdad, que procede de los Reyes Catolicos.

La guerra civil española, que comenzó siendo un pronunciamiento militar, y que acabó siendo una guerra civil, debido que el pronunciamiento militar, contó con el apoyo suficiente en la población española, como resistencia tuvo también, en otro sector de la población española, se división entre republicanos y un termino que en la actualidad no se usa, pero que en mi juventud si que se hacia, y era el de nacional.
Las tropas franquistas eran llamadas las tropas nacionales, no porque los republicanos fueran extranjeros, sino porque defendían la unidad de la nación, frente a los intentos nacionalistas de ciertas regiones, frente a los nacionalismos de Cataluña, el País Vasco y Galicia; que poco hemos cambiado.

La Falange, utilizó el yugo y las flechas de los Reyes Católicos, porque su idea o su proyecto nacional, tenía que ver con la voluntad de los reyes Isabel Y Fernando, de que los reinos españoles fueran unidos y en igualdad, pero insertando además elementos propios del fascismo.






Imágenes:













No hay comentarios:

Publicar un comentario