martes, 26 de enero de 2016

El futuro de la masoneria 2 de 2

Ir a la primera parte 







En la entrada amterior comentaba que el mason sin logia tenía en las redes sociales más material masonico a su alcance que lo que la pertenencia a una logia podía ponerle a su disposición


SENTIDO PRACTICO O PENSAMIENTO MÁGICO
No existe ningun conocimiento antiguo que no haya sido sobrepasado por los conocimientos actuales,  los misterios relacionados con el hermetismo, la cábala, etc,  no pueden considerarse como conocimientos, sino como ideas que surgen de métodos que propician la especulación sin fin.  La astrología, por lo que tiene de observable objetivamente, puede salvarse de ser una fuente de especulación sin posibilidad de concreción.
Mientras que las ciencias y la filosofía permiten alcanzar un conocimiento positivo, llegando a conclusiones que aun  en su temporalidad,  constituyen pasos firmes hacia un conocimiento real y objetivo de las cosas.
 El futuro de la masonería pasa en mi opinión, por saber  qué corriente masónica se consolida y se convierte en hegemónica;  o la mistico-esoterica o la humanista y racional.


UNIVERSO MOTIVACIONAL
Aparte pues de la pérdida de interés que comentaba en la entrada anterior en asociarse, a creer en las instituciones, está también el problema de la incompatibilidad entre la motivación esoterica y la motivación racional.
La masonería apuesta por la diversidad de pensamiento, pero podemos decir que hay dos tipos de masonería según lo que se podría denominar "universo motivacional", que habrían dos , a saber:
 Una masonería para personas interesadas en cuestiones relacionadas con el esoterismo,  el hermetismo, la cábala, la alquimia, etc, todo ello además se hace compatible con una espiritualidad new age.
Y otro universo motivacional, que sería una masonería con interés humanista, cultural,  de compromiso social, etc.
Son dos formas de entender el trabajo masonico, con mucha diversidad de ideas y motivaciones, pero compatibles solamente dentro de un mismo universo.  
Un mason interesado en la alquimia o en la astrología va a disfrutar compartiendo trabajos entre si; del mismo modo que un mason con vocación social o cultural,  disfrutará de los trabajos masonicos más de índole humanista. 
Para un esoterista, que se debata acerca de la crisis del petróleo por, por poner un ejemplo, le va a aburrir enormemente y al revés. a un masón interesado por cuestiones más sociales o culturales,  un debate acerca de la teurgía, por poner un ejemplo, también le aburrirá extraordinariamente.
Hay compatibilidad entre ideas diversas siempre que estén en el mismo universo motivacional, pues el pensamiento mágico y el uso de la razón no son compatibles,  el primero acaba instalando el pensamiento en un vicio circular y casi supersticioso y el segundo busca la identificación de lo objetivamente cierto. 

Ya tenemos varios retos importantes para la masonería, la pérdida de interés en el asociacionismo y el descredito de lo institucional y por otro lado,  las incompatibilidades en cuanto a las motivación del trabajo masónico pero también, que el trabajo masónico especulativo está saliendo de los talleres para realizarse en Internet.
Es posible que en una sociedad en donde el criterio racional y descreida en terminos generales, la masonería se convierta en el refugio de la mística esotérica, lo que alejaría a las personas que buscan un tipo de reflexión distinta, más pegada a las necesidades humanas y a lo objetivable.

Hay otra cuestión y son los demasiados mitologemas relacionados con el AT cuando se está perdiendo la base cultural cristiana que creó la estructura de la Orden, lo que hace que se produzca una extrañeza en quienes procediendo de una sociedad cada vez más secular, tengan la sensación de que hay aspectos religiosos en los que no desea participar, mientras que por esa misma perdida de la base cristiana,  las corrientes más esotéricas van a ir a buscar los sentidos fuera del ámbito cristiano y judaico. 
Cuando se pierde el sentido o razón por la cual se hacen las cosas, tan solo queda un hacer sin sentido.

Es dificil saber cual será el futuro de la masonería, pero desde luego ya no es la institución capaz de ser vanguardia del pensamiento, la sociedad civil posee otros foros que cumplen esa función, tampoco está capacitada para sustituir a las ONGs en cuanto a beneficiencia, mejor dotadas y especializadas,
También está tambaleando el paradigma de la moral universal, una utopía que se ha de enfrentar al problema que el Islam y su presión cultural ejercen sobre la sociedad europea,  que transige condescendiente en pos de la convivencia y que no encuentra la misma respuesta por parte de una cultura intrusa, incapaz de comprender la cultura de dialogo que tras mucho esfuerzo se ha ido construyendo en el continente européo.  
Si fracasara la idea del multiculturalismo,  fracasaría también la motivación de la masonería moderna que arrancó en el siglo XVIII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario