miércoles, 23 de diciembre de 2015

La Luz y la parada del autobús



-Sinceramente, no sé el motivo por el que la masonería celebra el solsticio de invierno.
-Pues debiera darle a usted vergüenza, caballero, masón durante tantos años y no saber la razón por la que la masonería celebra el solsticio de invierno.
-Hombre, alguna idea tengo, es una celebración solar en la que celebramos que la luz sale victoriosa de las sombras. Y para darle más injundia recordamos lo que hacían los romanos como si de algún modo tuviera sentido celebrar las Saturnales y conmemorar así los tiempos felices del pasado cuando todo era perfecto, de modo que se permitía darle la vuelta a todo, porque así era como un retorno a ese tiempo perdido, al final el ser humano ha sentido siempre una gran melancolía por un tiempo remoto en el hubo de ser feliz.
-Se olvida usted de que el cristianismo hereda del mitraismo el culto solar que ha llegado a nuestros dias.
-Pues el caso es que el nacimiento de Cristo siempre fue celebrado por el cristianismo entre cinco y el seis de Enero, pero el cambio del calendario Juliano al Gregoriano lo ubicó  en el solsticio de invierno, pero no fue hasta el año 1583 (ya nadie se acordaba de Mitra) cuando esto se produjo. El cristianismo oriental continuó celebrando la Navidad en Enero hasta el día de  hoy.
Y es que los solsticios son como las paradas de los autobuses, si necesito tomar un autobús voy a la parada, donde habrán otras personas  que como yo, esperan al mismo autobús, pero mi vida no tiene nada que ver con la de ellos ni sus proyectos ni nada, coincidimos allí porque allí para el autobús.
Los solsticios en si mismos no son otra cosa que mecánica celeste, útiles como significantes pero no unifican los significados.
De modo que la coincidencia en la parada del autobús de Mitra y de Cristo no tienen absolutamente nada que ver.
-Entonces ¿No cree usted que el cristianismo haya heredado algo del mitraismo?
-Pues no, aunque el cristianismo siempre ha solapado con celebraciones suyas las fiestas paganas, pero dándoles su propio sentido, no ha conservado el sentido de la festividad anterior. Mitra era un Dios de la virilidad y la valentía, una religión mistérica, iniciatica  y exclusivamente masculina, mientras que el cristianismo nunca necesitó de una doctrina explicada a través de la iniciación, siempre fue una doctrina exotérica y universal, en la que cabían hombres y mujeres, niños y ancianos, la salvación  estaba dada y era para todos. Esta fue la cualidad que permitió al cristianismo acabar venciendo ideologicamente al mitraismo,  El origen de cada una de esas religiones también es distinto, el mitraismo es de origen indio-iraní y el cristianismo es de origen judío,  El mitraismo fue fuerte entre las legiones romanas y el cristianismo entre las clases populares del Imperio Romano, aunque helenizado, podemos encontrar lo judio en el cristianismo pero nada de origen mitraico, salvo las especulaciones fantasiosas y repetidas de los "cazadores de misterios" y esoteristas que a base de repetir lo que han estado oyendo y dando por valido desde siempre se  han acabado creyendo la errónea interpretación de la historia.  ("Carnaza para magufos").
Un error común en el esoterismo facilón, es crear relaciones basadas en coincidencias de modelos o ideas arquetipicas, universales, el escaso rigor, la fascinación por creer estar descubriendo misterios velados y la repetición constante de esta forma errónea de especular hace el resto.
Así las cosas, uno se pregunta ¿Qué tienen que ver las saturnales con la masonería, o el mitraismo con la masonería? ¿Qué es exactamente lo que celebra la masonería durante el solsticio de invierno, la existencia de paradas de autobús?
Hay una salida digna para la continuidad de la celebración masónica, y es precisamente lo que hizo confluir a muchas tradiciones en la parada del autobús del solsticio de invierno. La Luz como significante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario