lunes, 26 de octubre de 2015

La masonería y su adoctrina


¿Qué es la masonería? Es una de las preguntas típicas que muchos profanos nos hacen y también las que los propios masones nos hacemos de cuando en cuando.
El problema de la masonería a la hora de explicarla y de definirla es su carencia de doctrina propia, y siendo quizá su mayor virtud es también su principal problema, tanto a la hora de explicarla al mundo profano como para poner limites a la desbordada imaginación especulativa de muchos de sus miembros.

La masonería es en cualquier caso, un entorno idoneo para personas que en relación con el conocimiento, encuentran en las doctrinas un cerco estrecho y limitado para el estudio, la experimentación y el libre intercambio de ideas.

Si en el siglo XVIII la masonería moderna buscaba una universalidad en el ámbito religioso, en la actualidad y continuando con ese espíritu, sería lo coherente  el buscar una universalidad más amplia que afecte a las ideologías políticas, que serán las que sustituyan a las religiones a la hora de crear estructuras sociales, de lo contrario la humanidad repetirá los mismos errores que hoy se achacan a las religiones.
Aunque quizá en un futuro sean las corporaciones-nación, la élite mundial empresarial mundial que acapara las riquezas del planeta,  las que determinen la división de poderes y las ideas sociales aceptables.

Pero esta evolución que nos lleva a una globalización entregada a los intereses de una economía neoliberal, está haciendo retroceder las ideas humanistas que proyectan la consciencia humana hacia la mejora de las condiciones de vida del ser humano, tanto a nivel individual como colectivamente en todos sus aspectos.
La masonería que puede aportar "sentido" al ser humano contemporaneo,  es la masonería comprometida con la causa humana, recuperar lo perdido en el terreno humanista en un lugar como la masonería, convertida en un "centro de unión" de una humanidad comprometida consigo misma.

Los retos del futuro pasan no por establecer doctrinas colectivas, que ya no serán posibles, sino por los consensos necesarios para que una humanidad multicultural, pueda generar una sana convivencia.
Estamos en un momento similar al que señalo en 1723 los masonería moderna, cuando dijo que la unica religión que la masoenría puede exigir a sus miembros es aquella es la que todos esten de acuerdo,  esta apelación al consenso es lo que la masonería mantiene como propuesta vigente de cara al futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario