sábado, 3 de octubre de 2015

De masonería y de gatos escaldados.



Dice la sabiduría popular que el gato escaldado del agua fría huye, sin embargo gatos hay que conocen la bondad del agua fresca y no la temen.
Pero hasta que el gato que se quemó no apacigüe su dolor, del agua fria no querrá ni oir maullar.

2 comentarios: