martes, 15 de septiembre de 2015

Espiritualidad y positivismo




¿No resulta estéril y absurdo el conflicto que muchas personas mantienen entre ciencia y espiritualidad?
La humanidad crece como crece un niño, y en la medida en que adquiere conocimiento y experiencias, su visión de las cosas ha de cobrar perspectiva y modificar criterios.

No encuentro sano separar espiritualidad y conocimiento positivo. Las religiones tradicionales,  así como René Guenón y otros;  sobre todo entre los integrantes de la "Tradición Primordial", se han opuesto al positivismo, como si el conocimiento real de las cosas no fuera realidad.
Por otro lado desde la perspectiva rabiosamente racionalista, niega la cualidad espiritual y relega al ser humano a la materialidad.

Pienso que se debe a un desapego mutuo,  que en lugar de mejorar al ser humano y a sus condiciones de vida en el planeta, lo deterioran.
Porque el ser humano precisa de la "causa trascendente" y no como un recurso consolador, como lo entendía Marx.  Si no como el modo de reencontrar su propia y verdadera naturaleza.
  Y no se puede negar el conocimiento de la naturaleza física,  el conocimiento positivo de la naturaleza aporta una información nueva, que puede alterar los conceptos o doctrinas religiosas tradicionales, pero estas se pueden acercar a la naturaleza real del espíritu humano, en la medida en que sepan integrar esa nueva información en  sus sistemas de creencia.

Posiblemente el mayor problema de las instituciones que se fundamentan en doctrinas "cerradas", que lo explican todo y no pueden cambiar; como es el caso del cristianismo o  el Islam, es la dificultad para integrar en sus sistemas esa nueva información.
Y por otro lado,  el racionalismo que niega la causa trascendente y la naturaleza espiritual del ser humano, no considera que la existencia humana es experiencial, que el sentido de la vida es la acumulación de experiencia y que toda experiencia, tiene como finalidad una aplicación.

La inmortalidad; ese concepto que el racionalismo niega, tiene mucho que ver con una consciencia que experimenta y se expande, para aportar un conocimiento que siempre será temporal. La inmortalidad de la consciencia humana y por ende de la individualidad de la consciencia, tendría que ver con el mismo desarrollo del universo en su expansión, como un enorme organismo fractal que crece sin limites.

No hay comentarios:

Publicar un comentario