miércoles, 24 de junio de 2015

Paseu, paseu


El hesicasmo y la masonería no se llevan bien, el primero busca en el aislamiento un camino hacia la virtud moral y espiritual, la masonería sin embargo es más una casa de gente que asume su mundanidad y anhela trascenderla.
Lugar de encuentro de mentes inquietas e inevitablemente heterodoxas, la masonería es el puerto en donde recalar cuando los patrones de ideas colectivas no son convincentes. Entonces la masonería puede ser un lugar de concfluencia como se dice en las constituciones de 1723, de personas que de otro modo no se habrían conocido.
Suelo decir,  que en la masoneria es el unico lugar en donde encuentro gente con mi misma patología mental.
Una de las claves del sentido de la masonería, está en esa forma de buscar el consenso como criterio exigible, que se deduce de la lectura también de las constituciones de 1723 cuando habla de la unica religión exigible al mason, aquella en la que todo el mundo pueda estar de acuerdo.
Ese principio aplicado a cualquier tipo de relación entre personas,  se resume en que la masonería es una institución que confía las relaciones colectivas a la búsqueda de consensos.

La clave de la posibilidad de convivencia en la masoneria, de personas que pueden tener ideologias o creencias espirituales distintas, estaría en la asumción individual de cada mason de su propia heterodoxia, en mayor o en medida,  dentro de las doctrinas religiosas o ideologicas de la que forman parte, lo que permite, o debiera permitir, un mayor nivel de tolerancia en relación con el criterio ajeno.

"El otro", la persona con la que el masón se confronta es la medida de si mismo, la que involuntariamente establece sus limites en la medida en que ese otro es también un objeto de reflexión. Por esto la masonería es más enriquecedora emocional e intelctualmente, en la medida en que más diversidad de ideas confluyan en la misma, a mas diversidad más posibilidad de reflexión acerca de uno mismo y de la realidad social a la que todos estamos expuestos.
Una doctrina religiosa o ideologica sin esa confrontación, crea limites dogmaticos que hace que las personas permanezcan en un esteril estado de hibernación,  como detenido en el tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario